Lucernario en Vivienda del siglo XVIII

Proyecto Peluquería Acevedo
febrero 13, 2014
La Estación del Color
abril 4, 2014

Lucernario en Vivienda del siglo XVIII

Hola Buenas tarades a tod@s!. En el día de hoy os voy a contar un proyecto que me surgió hace unos meses. Me propusieron hacer un lucernario o claraboya, como lo queráis llamar; era un trabajo muy especial por ser para quien era, y sin ninguna duda lo acepté.

Nunca había hecho algo parecido, aunque sí en menores dimensiones. El lucernario esta a una altura aproximada de 7 metros de la planta baja, primer inconveniente. Las dimensiones eran de aproximadamente 7 m2, y contaba con 13 piezas de puzzle para encajar en una estructura metálica, con un margen de unos 2 cm de variación, éste fué mi segundo inconveniente, porque al no encajar las piezas exactas en la estructura metálica fue complicado ensamblar las líneas del puzzle. Pero a base  de estar constantemente subiendo las piezas a la estructura, cada vez que se realizaba un cambio en las líneas del dibujo, se consiguió el objetivo. 

Aquí os muestro el dibujo esquinero. La parte compleja, era que los cuatro dibujos de esquina estuvieran a la misma distancia de los márgenes.  En primer lugar se hizo  el dibujo elegido en negativo, y a continuación se marcaron las lineas con plomo de doble cara adhesivo; es lo que aparece en la parte baja de la imagen, seguidamente se rellena con pintura al vidrio, en este caso se mezcló verde y nácar, este último le proporciona gran calidad al trabajo.

La pintura nunca puede llegar al borde, porque se sube al plomo y  se debe ir mezclando las tonalidades elegidas en circunferencias, para crear el efecto vidriera. Es un diseño copiado  de los balaustres de la escalera de la propia vivienda.
La pieza central tuvo bastantes variaciones, en cuestión de diseños y medidas.
Esta fue una prueba, de la cual se modificó todas las lineas rectas.
Aquí os muestro una imagen de la composición en el proceso de ensamblar las piezas y hacer una prueba de imagen general.
05
 Este fue el resultado final, quedó un trabajo sencillo y diferente a lo que le proponían otros profesionales. No querían un diseño recargado de colores ni dibujos, sino algo que uniera el tiro de escalera con las tonalidades y que no rompiera la sencillez y elegancia de la vivienda; y con un máximo objetivo, que no obstaculizase la entrada de luz blanca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *